Add to favourites
News Local and Global in your language
23rd of July 2018

Hombre



¿Por qué estamos deprimidos si hacemos más deporte que nunca?

No hay tiempo para el relax, solo para ser más exigentes con nosotros mismos.

Come sano, haz ejercicio y yoga diario. Duerme mínimo ocho horas. Medita. Haz cardio al menos tres veces a la semana. Come verduras y no tomes bebidas azucaradas, que dan diabetes.  Reduce tu colesterol e ingesta de carnes rojas y procesadas, que la OMS ha dicho que son cancerígenas.

Lee todos los días porque es el mejor ejercicio para tu cerebro y relájate los fines de semana como lo hacen las personas de éxito. Y si vas a la montaña o viajas a otro país, añádelo a tu perfil de Tripadvisor -como si fuera un pin más en la colección- y súbelo a Facebook para que todo el mundo vea el intrépido viajero que eres.

No hay tiempo para relajarse, ya sabes, doers only!

“El dolor es pasajero, la gloria es eterna”, di mientras corres tu primer maratón tras haberte preparado durante tres meses, mostrando tus recorridos en redes sociales poniendo mensajes con muchos emoticonos de bracitos sacando músculo.

Motívate recitando una y otra vez “sin sufrimiento, no hay victoria”, mientras tu familia se endiña dos kilos de Manolitos que el cabrón de tu primo ha traído para la sobremesa, un manjar de dioses que no puedes disfrutar porque quieres tener el mejor six-pack este verano.

Así, poco a poco, estarás “más en forma, más feliz”, como dice la canción de Radiohead. Más cerca de la perfección que nunca alcanzarás, un paso más cerca de lograr la meta para que la que poco tiempo después, una vez cumplida, sustituirás por otro objetivo. “Fitter, Happier”.

[embedded content]

Y es que lo que antes eran hobbies -salir a correr, viajar o leer- ahora son obligaciones. Bombardeados por mensajes de medios de comunicación y redes sociales, estamos envueltos en una espiral de superación constante combinada con una interminable comparación con el prójimo a través de Facebook, Twitter e Instagram.

Ya no puedes viajar a Roma sin subir horas después una foto a Internet, ni descansar leyendo una revista sin pensar lo bueno que va a ser para ti porque estás entrenando tu cerebro. El descanso convertido en obligación.

Si bien esta tendencia está logrando motivarnos a hacer más cosas -quiero correr media maratón porque Juanito lo hizo-, también está provocando que nos lancemos a conseguir retos con menor preparación.

No hay tiempo para el relax, solo para ser más exigentes con nosotros mismos. Más sanos, más eficientes, más productivos, más lesionados, más depresivos.

Más correr, más consumo de antidepresivos

Salir a correr es un gran ejercicio. Es un deporte barato, quemas calorías, fortaleces tus músculos y reduces estrés. Por eso el número de corredores se ha disparado. Actualmente se celebran el doble de carreras populares que en 2008. Y uno de cada tres españoles sale a día de hoy a correr, el triple que hace cinco años.

Sin embargo los médicos avisan que los ‘runners’ están cayendo como moscas. Muchos salen prácticamente sin preparación  a correr un maratón y, con esta temerosa tendencia a la aventura, tres de cada cuatro corredores jamás se ha realizado una prueba de esfuerzo, de acuerdo con un estudio.

“En un mes vamos todos a correr un triatlón, vente”, me decía un amigo. “Apenas salgo a correr 10 kilómetros a la semana”, respondí. “Es igual, yo tampoco. Entrenas un poco más estos días y ya está”, me replicó.

Luego vi que la prueba era algo así como unos 100 metros nadando, 90 kilómetros en bicicleta y 21 kilómetros de ciclismo, una distancia que en mi estado de forma habría sido incapaz de realizar y, por lo tanto, sería incapaz de disfrutar.

Sinceramente él tampoco parecía tener ganas de querer disfrutar la experiencia, de tomárselo como un hobby, sino de conseguir un nuevo objetivo. Cumplir otra meta cueste lo que cueste.

Y es que a pesar de que estamos inmiscuidos en esta ola de locura por el deporte y el wellness, el consumo de antidepresivos se ha triplicado en España entre 2005 y 2015. Nunca se puede recurrir a un solo factor para encontrar la explicación a un problema.

Es decir, no se puede decir que la falta de relax y acumulación de obligaciones sea la causa de que los españoles están más deprimidos. La crisis económica, por ejemplo, o las largas jornadas laborales y la difícil conciliación familiar son otras de las variables que habría que tener en cuenta.

Sin embargo, contrasta que en el momento en que más deporte hacemos, más deprimidos estamos.

¿Qué está fallando?

En un país en el que se nos va la vida trabajando -casi 1.700 horas al año, unas 300 horas más que los alemanes- es importante recuperar los hobbies. No retos para realizar los fines de semana y convertirlos en otra obligación, sino actividades que disfrutes y te relajen.

Un estudio en 2009 demostró que cuantas más actividades de ocio se realizan, existen menores niveles de estrés y de depresión.

Y es que esta probado que tener pasatiempos ayuda a los trabajadores a tener niveles más altos de productividad y creatividad. Y, para ello, estos deben realizarse porque se disfruten, no porque tengas que prepararte para correr la maratón de Nueva York en dos meses o los 10 kilómetros de la San Silvestre en una semana de entrenamiento.

Es clave no tener más trabajo después del trabajo. Y, por supuesto, no excederte en tus objetivos. Nadie pasa a ser cinturón negro en pocas semanas o en unos meses.

Te puede interesar Read More




Leave A Comment

More News

Noticias sobre Hombres

GQ Feed

I-Bejar.com: Noticias de

Mens Health

Trendencias Hombre

Disclaimer and Notice:WorldProNews.com is not the owner of these news or any information published on this site.